Después del verano tan intenso que hemos tenido es posible que este invierno sea muy duro. Cuanto más frío y las condiciones sean más severas, nuestro coche sufrirá más. Desde Estaciones de servicio Esser te traemos unos trucos para evitarte sustos cuando quieras usar tu coche en invierno y el mantenimiento para evitar un deterioro. Sigue nuestras indicaciones y tendrás siempre a punto tu coche.

Cómo hacer el mantenimiento del coche de combustión.

Con la llegada del frío, viento, lluvias intensas e incluso nevadas y heladas tenemos que tener nuestro coche preparado para estas circunstancias.

A continuación os contamos algunas medidas para tener un correcto mantenimiento de nuestro coche, son sencillos y de sentido común, pero la gente no suele prestarle mucha atención.

Atención a la batería

 Es uno de los elementos que más sufre nuestro vehículo. Es por eso que para asegurarnos al 100% de su funcionamiento es recomendable hacer revisiones periódicas de la batería y si fuera necesario sustituirla.

Es importante saber cuándo se instaló, en 5-6 años la batería se empieza a degradar, y el funcionamiento ya no es el mismo.

Lo que suele pasar si la batería no está en buenas condiciones y si le sumamos el frío, es muy posible que nuestro coche no arranque.

Cuida el motor

El frío del invierno puede hacer que las piezas se congelen y cueste más que hacer su correcto trabajo. Igualmente tenemos que controlar los líquidos del mismo, puede pasar que con el invierno y bajas temperaturas se congelen y puedan ocasionar daños irreversibles del motor.

Comprobar el aire acondicionado/calefacción

Es el elemento que calienta el interior del vehículo y nos permite tener una temperatura agradable cuando hacemos uso del coche. Es imprescindible comprobar la carga de gas y no dejar que se agote.

Líquido refrigerante

Es quizás el elemento más importante del coche. Especialmente si vivimos en zonas de mucho frío. Este líquido además es anticongelante y protege los  circuitos de nuestro vehículo

Para saber si se ha estropeado el líquido refrigerante, tenemos que ver si el líquido está sucio o casi transparente, es hora de cambiarlo.

Limpiaparabrisas

Tenemos que tenerlo muy en cuenta si nuestro coche duerme en la calle, y vivimos en un sitio que hiela con facilidad.

Se recomienda que una vez aparcados levantemos los limpiaparabrisas para que no queden en contacto con la luneta por la noche. Se pueden congelar y nos será imposible usarlos.

Otra cosa a tener en cuenta es cerciorarnos de que el líquido del limpiaparabrisas no se congele.

Luneta térmica

Es muy importante evitar que la luna trasera se nos empañe en invierno, esto nos quitará visibilidad y puede ocasionar accidentes.

Tenemos que asegurarnos de que el circuito que la calienta, funciona correctamente, de no ser así es necesario acudir a tu taller de confianza.

En tu coche siempre tienes que tener

En nuestro coche siempre deberíamos llevar con nosotros los siguientes elementos:

  • Un rascador para poder retirar el hielo de las lunas.
  • Productos para descongelar la escarcha al momento, suelen ser corrosivos y pueden causar daños en ciertos elementos como las gomas de los parabrisas. Pero en algunos casos serán necesarios usarlos.
  • Mantas, para poder estar siempre calientes por si falla la calefacción o nos quedamos con el coche averiado en una cuneta.
  • En ciertas ocasiones o en ciertos destinos llevar cadenas para poder seguir circulando con nieve y hielo.
  • Tener el depósito siempre lo más lleno posible.
  • Siempre tienes que tener la ITV pasada, si ves que te va a caducar en estos meses de frío, te recomendamos que te avances y las pases con antelación.

Cómo hacer Mantenimiento coche eléctrico.

En invierno la parte que es más susceptible de sufrir es la batería, además el uso de la calefacción. Ambos unidos hacen que la autonomía baje drásticamente.

El motor eléctrico tiene más eficiencia que uno de combustión en invierno.

Los coches eléctricos pierden menos calor que los de combustión. Gracias a que tiene unos sistemas térmicos propios que mantienen la batería a una temperatura óptima.

Estos sistemas se activan automáticamente cuando nota un descenso de unos 20 o 15 grados.

Aun contando con estos sistemas no saca que la época más dura para cualquier vehículo es el invierno.

El invierno nos resta autonomía.

Igual que los coches de combustión, el frío hace que los motores tengan que trabajar más. En el caso de los coches eléctricos, para activar los sistemas que hemos mencionado anteriormente necesita hacer un uso más intensivo de la electricidad. lo que hace que las baterías se descarguen antes.

La calefacción consume electricidad

Las calefacciones de los coches de combustión aprovechan el calor que produce el motor para redirigirlo dentro del habitáculo.

Los coches eléctricos al no tener un motor que produzca calor, es la batería la que es la encargada de generar la suficiente energía para poder calentar el aire interior.

Para evitar este consumo las marcas están diseñando interiores con materiales que aíslen y puedan mantener el calor y de esta manera evitar un consumo excesivo de las baterías.

Hay que jugar con el comportamiento dinámico

Además de todo lo que hemos contado antes hay que tener en cuenta que los coches eléctricos cuentan con un comportamiento dinámico que pueden afectar a la eficacia y mantenimiento en invierno.

Uno de estos comportamientos es la frenada regenerativa, son un elemento que se activa cuando la batería llega a cierta temperatura.  Si hace mucho frío, esta temperatura costará más de llegar y por lo tanto puede afectar a la activación de este sistema.

Los neumáticos también se pueden ver afectados. Los fabricantes crean neumáticos con poca adherencia para evitar generar energía en exceso por la fricción y que pueda interferir con sus sistemas eléctricos.

La paradoja es que justamente en esta temporada del año es justamente cuando se necesita más adherencia. Si no tenemos en cuenta esto puede ser bastante peligrosa la conducción pudiendo incluso ocasionar accidentes.

En conclusión, sacado de todos estos factores, el coche eléctrico no necesita tener muchas más medidas para tener un correcto funcionamiento.

Se recomienda acelerar con cuidado y disminuir lentamente la velocidad en lugar de hacer uso de los frenos.

En Esser siempre cuidamos de tu vehículo y te damos todos los trucos y elementos para tener siempre tu vehículo, a punto.

En nuestras estaciones de servicios podrás adquirir todo lo necesario para preparar tu coche para el invierno