Un 84% de los líderes del ámbito de automoción apuestan por un futuro en el que convivan las motorizaciones híbridas, híbridas enchufables y eléctricas, sin embargo un 66% piensa que la gasolina va a seguir presente y un 45% aboga aún por el diésel.

El Primer Observatorio de la Movilidad sostenible en España, efectuado por Grant Thorton y la Fundación Ibercaja, sostiene que la primordial traba para expandir el vehículo eléctrico se halla en la carencia de autonomía. Sin embargo, la mitad de los directivos consultados estima que se lograrán 500km de autonomía en los próximos 5 años.

A lo largo de la presentación del informe, quedó patente la necesidad de España por apostar por redes avanzadas de conectividad en los nuevos automóviles, especialmente por la conexión 5G. Las ventajas de tener turismos conectados serán desde el incremento de la seguridad activa, la mejora de los sensores de detección y tiempo de contestación del vehículo, hasta la mejora de la autonomía del vehículo o la mejora de la seguridad vial.

La presentación del informe ha contado con la presencia del vicepresidente ejecutivo de la Asociación De España de Fabricantes de Vehículos y Camiones (Anfac), Mario Armero; el secretario general de Industria y de la Pyme, Raül Blanco, y de diferentes directivos del ámbito.